Últimas Noticias

Comunidades Autónomas

Arquitecto

“Se ha construido de todo, con materiales de ínfima calidad, constructoras sin experiencia y técnicos que han mirado a otro lado”

El arquitecto barcelonés Vicente Benéitez, una de las firmas de prestigio en el diseño de edificios sanitarios en España, es originario de la comarca ourensana de Valdeorras, desde la que emigraron sus padres a Barcelona, en concreto desde la parroquia de Santa Cruz do Bolo, en el municipio de O Bolo. Mientras colaboraba en las obras de la zona olímpica del Vall d’Hebron durante la fase de construcción de infraestructuras para las Olimpiadas de Barcelona 92, fue invitado a participar en el diseño del nuevo edificio que se dedicó a control antidopaje y en la reforma del Hospital del Mar, uno de los referentes para la salud de los deportistas durante la celebración del gran acontecimiento mundial. Y así surgió su especialización en arquitectura para el sector sanitario, que le ha llevado a diseñar desde hospitales y centros mutuales en numerosas zonas de España, hasta proyectar un hospital en Guinea Ecuatorial. Vicente Benéitez define su estilo como “intemporal contemporáneo, donde la búsqueda racional de la luz está siempre presente”.

Texto: Javier de Francisco © 

Tal vez porque comparte con Pío Baroja la afirmación de que el nacionalismo se cura viajando, pero sobre todo por la educación y la cultura “da terra” que le transmitieron sus padres, Vicente Benéitez nunca ha perdido sus vínculos con Galicia, y especialmente con la comarca de Valdeorras. Los mejores ejemplos son sus vacaciones en el oriente ourensano, su activa participación en la reforma de la casa familiar situada en Santa Cruz (O Bolo) y la “galeguización” y el gusto por Galicia al que “somete” constantemente a su familia, incluido su cuñado hindú, que ya es uno de los mejores defensores del paisaje, de la gastronomía y de la tranquilidad que reina en el interior de la comunidad gallega.

Fundador de la empresa No Sólo Dulce, distribuidora exclusiva de Lacasa y Mauri, y especializada en regalo promocional y merchandising

De su empresa de Barcelona salen los bombones de cortesía del BBVA y Ferrovial, y los caramelos de varias aerolíneas

El empresario ourensano Manel Gómez lleva 47 años ofreciendo ideas originales e innovadoras a grandes grupos empresariales y a empresas de todo el país cada vez que emprenden una campaña publicitaria o de merchandising. Su firma barcelonesa No Sólo Dulce estructura su actividad en dos líneas de negocio: dulcería y regalo promocional. Es distribuidor exclusivo de Chocolates Lacasa y de Mauri, y también cuenta con licencia oficial de otras conocidas marcas como Lacasitos, Conguitos y Bombones Uña. Entre otros productos, su empresa suministra los bombones personalizados del BBVA y de Ferrovial, además de otros artículos publicitarios. También los caramelos de “la Caixa” y Air Europa, los Lacasitos, piruletas y caramelos que reparte el PP en las campañas electorales, y hasta las camisas, cazadoras y otros regalos promocionales para Mapei en el Mundial de Ciclismo de Ponferrada.

Texto: Javier de Francisco © 

El fundador de No Sólo Dulce, Manel Gómez, es un ourensano afincado en Cataluña, con casi cinco décadas de experiencia en el sector de la dulcería y del regalo promocional. Emigró con sus padres y hermanos desde Vilanova de San Pedro de Gabín (municipio de Montederramo, en la provincia de Ourense) cuando tenía dos años, y a la edad de 14 ya trabajaba en Caramelos Mauri. En esta conocida firma, en la que fue gestor de compras, permaneció durante 30 años, hasta que en 1999 optó por constituir su propia empresa.

Financiado por la Unión Europea, NextGenerationEU
Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia